Ancient History Encyclopedia has a new name!

We are now World History Encyclopedia to better reflect the breadth of our non-profit organization's mission. Learn More

Adriano

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Diego Villa C.
publicado el 02 septiembre 2009
X

Texto original en inglés: Hadrian

Colossal Marble Head of Hadrian from Sagalassos (by Carole Raddato, CC BY-SA)
Colossal Marble Head of Hadrian from Sagalassos
by Carole Raddato (CC BY-SA)

Adriano fue el emperador romano del 117 al 138 EC y es conocido como el tercero de los cinco buenos emperadores (Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio) que gobernaron con justicia. Nacido como Publio Elio Adriano, probablemente en Hispania, Adriano es notablemente reconocido por sus importantes proyectos de construcción en todo el Imperio romano, especialmente el Muro de Adriano en el norte de Gran Bretaña.

Vida temprana

Cuando era joven, Adriano recibió una buena educación en su ciudad natal Itálica Hispania (en la actual Sevilla, España) y se fue a Roma alrededor de los 14 años. Su primer servicio militar lo hizo como tribuno bajo el emperador Nerva (r. 96-98 EC). Cuando Nerva murió, Trajano ascendió al trono. El emperador Trajano (r. 98-117 EC) fue el primer gobernante romano de origen provincial. Biógrafos posteriores intentarían ubicar el nacimiento de Trajano y Adriano en la ciudad de Roma, pero ambos eran de etnia hispana y algunos han asumido que esta similitud es la razón por la que Trajano adoptó a Adriano como su sucesor (aunque la mayoría de los académicos discuten esto).

Eliminar publicidad

Advertisement

A ADRIANO HABITUALMENTE SE LO REPRESENTA CON ATUENDO MILITAR AUNQUE SU RÉGIMEN ESTUVO MARCADO POR UNA PAZ RELATIVA.

Trajano murió en una campaña en Cilicia en el 117 EC, con Adriano al mando de su retaguardia, y se cree que no nombró a un sucesor. La esposa de Trajano, Plotina (que estimaba a Adriano) firmó los papeles de la sucesión y se cree que ella, y no el emperador, fue la responsable de la adopción de Adriano como heredero. Sea como fuere, se sabe que Trajano respetaba a Adriano y que lo había considerado como sucesor, aunque no lo nombró oficialmente como tal. El servicio de Adriano a Trajano está bien documentado a través de los diferentes puestos importantes que ocupó antes de convertirse en emperador de Roma.

Adriano como emperador

Su popularidad como emperador queda atestiguada por el hecho de que Adriano estuvo ausente de Roma durante la mayor parte de su reinado. Los primeros gobernantes romanos, como Nerón, fueron duramente criticados por pasar poco tiempo fuera de la ciudad. Al respecto, el profesor D. Brendan Nagle escribe lo siguiente: 

Eliminar publicidad

Advertisement

[Adriano] pasó la mayor parte de su reinado (doce de veintiún años) viajando por todo el Imperio visitando las provincias, supervisando la administración y controlando la disciplina del ejército. Era un administrador brillante que se preocupaba por todos los aspectos del gobierno y la administración de justicia. (278)

Su devoción por el ejército era tal que dormía y comía entre los soldados comunes, y habitualmente se lo representa con atuendo militar a pesar de que su régimen estuvo marcado por una paz relativa.

Los proyectos de construcción de Adriano son quizás su legado más perdurable. Estableció ciudades en toda la península balcánica, Egipto, Asia Menor y Grecia. Su amor por Grecia y la literatura griega era tal, que en su juventud fue conocido con el apodo de "Graeculus" y su filohelenismo no se disipó con la edad. Visitó Grecia al menos dos veces (probablemente más) y participó en los misterios de Eleusis, en los cuales fue iniciado. El Arco de Adriano, construido por los ciudadanos de Atenas en el 131 o el 132 EC, honra a Adriano como fundador de la ciudad. Las inscripciones en el arco nombran a Teseo (el fundador tradicional), pero añaden a Adriano debido a las contribuciones sustanciales de este último a Atenas (por ejemplo, el Templo de Zeus).

Eliminar publicidad

Advertisement

Green Basalt Bust of Hadrian
Green Basalt Bust of Hadrian
by Carole Raddato (CC BY-SA)

Dedicó varios sitios en Grecia a su joven amante Antínoo, quien se ahogó en el río Nilo en el 130 EC.  Adriano estaba profundamente unido a Antínoo y la muerte de aquel joven afectó tanto al emperador, que este decidió deificarlo (de allí surgió el culto mistérico en honor a Antínoo). En Egipto, fundó la ciudad de Antinoópolis en su memoria. En Roma, reconstruyó el Panteón (que había sido destruido por el fuego) y el Foro de Trajano, además de financiar la construcción de otros edificios, baños y villas. Muchas de estas estructuras sobrevivieron intactas durante siglos, algunas hasta el siglo XIX EC, y el Panteón que se encuentra perfectamente conservado, puede ser visitado en la actualidad. Adriano tenía un gran interés en la arquitectura y parece haber aportado ideas o incluso planos a los arquitectos, aunque los estudiosos no creen que haya sido el arquitecto principal de ningún proyecto.

El Muro de Adriano

De todos sus monumentos y edificios importantes, el Muro de Adriano en el norte de Gran Bretaña es el más famoso. La construcción del muro, conocido en la antigüedad como Vallum Hadriani, se inició alrededor del año 122 EC y correspondió con la visita de Adriano a la provincia. Marcó el límite norte del Imperio romano en Gran Bretaña, pero la longitud y la amplitud del proyecto (que se extendía, como lo hizo, de costa a costa) sugiere que el propósito más importante del muro era una demostración del poder de Roma. El muro tenía originalmente 9,7 pies de ancho (3 m) y 16 - 20 pies de alto (6 m) al este del río Irthing, todo construido de piedra y con 20 pies de ancho (6 m) por 11 pies de alto (3,5 m) al lado oeste del río, compuesto de piedra y césped, se extendía a lo largo de un terreno irregular de 73 millas (120 km).

Eliminar publicidad

Advertisement

Arched Gateway, Hadrian's Wall
Arched Gateway, Hadrian's Wall
by Mediatus (CC BY-SA)

Fue construido en seis años por las legiones que estaban estacionadas en Gran Bretaña. Había entre 14 y 17 fortificaciones a lo largo del muro y un vallum (una zanja construida a propósito con movimientos de tierra) que corría paralelo al muro. El vallum medía 20 pies (6 m) de ancho por 10 pies (3 m) de profundidad, estaba flanqueado por grandes montículos de tierra compacta. Como la política exterior de Adriano era "la paz a través de la fuerza", se cree que el muro, que originalmente estaba enyesado y encalado, habría representado claramente la fuerza del Imperio romano.

Jerusalén

Aunque Adriano era un hombre educado y culto, no siempre respetó su política de relaciones y negociaciones pacíficas. En el 130 EC, Adriano visitó Jerusalén, la cual aún estaba en ruinas por la primera guerra romano-judía (del 66 al 73 EC). Reconstruyó la ciudad de acuerdo con sus propios diseños y la renombró Aelia Capitolina Jupiter Capitolinus en honor a él mismo y al rey de los dioses romanos. Cuando construyó un templo a Júpiter sobre las ruinas del Templo de Salomón (el llamado Segundo Templo, considerado sagrado por los judíos), la población local se levantó bajo el liderazgo de Simón bar Kojba (también conocido como Shimon Bar-Kojba, Bar Kokhba, Ben-Cozba, Cosiba o Coziba) en la que se conoce como la revuelta de Bar-Kojba (132-136 EC). Las pérdidas romanas en este conflicto fueron enormes, pero las pérdidas judías no fueron menos significativas. Para cuando la rebelión fue sofocada, 580.000 judíos habían sido asesinados y más de 1000 ciudades y pueblos destruidos. Adriano posteriormente desterró a los judíos restantes de la región a la que rebautizó como Siria Palaestina en honor a los enemigos tradicionales del pueblo judío, los filisteos. Ordenó la quema pública de la Torá, ejecutó a los eruditos judíos y prohibió la práctica y la observancia del judaísmo.

Hadrian in Military Armour
Hadrian in Military Armour
by Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Muerte y sucesor

Tiempo despues su salud empeoró, Adriano regresó a Roma y se dedicó a escribir poesía y ocuparse de los asuntos administrativos. Nombró como su sucesor a Antonino Pío (r. 138-161 EC) con la estipulación de que llegado el momento Antonino adoptaría al joven Marco Aurelio (r. 161-180 EC) como el siguiente sucesor.  Adriano murió en 138 EC, posiblemente de un ataque cardíaco, a la edad de 62 años. Primero fue enterrado en Puteoli (Pozzuoli), en los terrenos de la antigua finca del retórico Cicerón (como un homenaje al amor de Adriano por el aprendizaje), pero cuando Antonino Pío completó la gran tumba de Adriano en Roma al año siguiente, su cuerpo fue cremado y sus cenizas fueron enterradas allí con su esposa e hijo. Antonino Pío hizo deificar a Adriano y construyó templos en su honor. Finalmente el historiador Edward Gibbon escribió lo siguiente:

[El gobierno de Adriano fue] el período de la historia del mundo durante el cual la condición de la raza humana fue más feliz y próspera ... cuando la vasta extensión del Imperio romano estaba gobernada por un poder absoluto bajo la guía de la virtud y la sabiduría. (61)

Aunque Adriano no fue admirado universalmente durante su vida ni desde su muerte; su reinado generalmente se considera acorde con la estimación que hace Edward Gibbon.

Bibliografía

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Diego Villa C.
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y aficionado a la historia. Areas de interes: Artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrologia, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
A freelance writer and former part-time Professor of Philosophy at Marist College, New York, Joshua J. Mark has lived in Greece and Germany and traveled through Egypt. He has taught history, writing, literature, and philosophy at the college level.